Mostrando entradas con la etiqueta Cotillo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cotillo. Mostrar todas las entradas

Iglesia de Cotillo

Iglesia de San Andrés 
 

 Aún con diversas reformas que obligaron a formalizar una planta muy irregular, probablemente diferente a la original, la iglesia de San Andrés de Cotillo puede ser considerada como un ejemplo de lo que son las iglesias románicas de aldea o concejo: pequeñas de tamaño, humildes de apariencia, de una sola nave y un sólo ábside. Tres canecillos en su muro sur revelan la altura inicial de la iglesia.
      Al exterior destaca, a los pies de la iglesia, su gran espadaña; en su muro se pueden apreciar claramente las huellas de haber sido anteriormente más baja, en relación con la nave del templo que también debió de ser de menor altura que la actual.
      En el muro del oeste hallamos notas arquitectónicas interesantes: una puerta con guardapolvos de jaqueado y arcos apuntados, que tiene en la primera jamba de la derecha una inscripción que dice: «esta pila puso AQ(U)I FERNAN GARCIA CL(ER)IGO CON ESTAS OBRAS», lo que hace pensar que en algún tiempo hubo aquí una pila benditera o bautismal que ya no existe. Las «OBRAS» a que se refiere la inscripción pudieron ser el cierre de la puerta formando una habitación o baptisterio adherido al muro. Esto pudo suceder hacia 1356, ya que sobre su lateral derecho existe otra inscripción con el mismo tipo de letra, en la que se ha descifrado la fecha indicada. La habitación para la pila y para alguna imagen de San Juan Evangelista y Santa Catalina, también citados en los textos grabados, desapareció al colocar años después la imagen pétrea que hoy contemplamos de San Cristóbal, rodeada de un arco que debió de traerse de alguna ermita derruida. En el muro sur aún se aperciben tres canecillos que indican cual era la altura inicial de la iglesia.
      El ábside parece pertenecer a la fase de realzado de la nave y lleva canecillos de proa de nave como los que se ven en la parte alta del muro norte.
      En el interior resalta la desviación del arco triunfal, debido posiblemente a que en la reforma a que hemos aludido, -y dadas las posibilidades del desasentamiento del presbiterio a causa del terreno donde se alza la iglesia- no hubo más remedio que torcer la planta inicial.
      Los capiteles de este arco son casi idénticos, de cistas planas que se entrelazan, con aspectos muy transicionales y de acuerdo con la imposta casi gótica, aunque popular, que lleva la puerta del mediodía.
 
Datos extraídos de aquí.
Localízame en el mapa.

Ver Iglesias de Cantabria en un mapa más grande